26.10.13

Granada 2015 suspende en fondo y biathlon



La Ragua pierde su oportunidad

La estación andaluza no tendrá la repercusión internacional que ofrecerá la Universiada ni las ansiadas mejoras, después de que la FISU haya descartado celebrar aquí las competiciones de fondo y biathlon.

Poco a poco, se van despejando las dudas que sobrevuelan la organización de la Universiada de invierno 2015. Aurelio Ureña, gerente del evento (que reunirá a deportistas universitarios de medio centenar de países dentro de poco más de un año) confirmó ayer que se descarta definitivamente el puerto de La Ragua para acoger las pruebas de esquí de fondo y biathlón. Con esta renuncia (obligada por el hecho de que el puerto se encuentra dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada y cuenta con la figura de protección de Reserva de la Biosfera) se cierra una polémica y se abre una incógnita, la de dónde se celebrarán las pruebas 'exiliadas'.

Según confirmó Ureña, la Federación Internacional de Deporte Universitario (FISU, por sus siglas en inglés) ya ha iniciado contactos con estaciones de esquí extranjeras para que alberguen estas pruebas, huérfanas de sede tras la renuncia al proyecto de La Ragua. La opción de salir de las fronteras nacionales no es del gusto del presidente de la Real Federación de Deportes de Invierno, Eduardo Roldán, que, según indicó Ureña, trabaja en estos días con la FISU para intentar que las pruebas se queden en España, concretamente en la estación oscense de Candanchú, la única estación nacional con pistas homologadas para competiciones de biathlón y fondo. Sin embargo, la opción aragonesa no está del todo clara. Ureña indicó que el trabajo se centra en determinar si "técnicamente" Candanchú puede acoger las pruebas. Si no fuera así, la opción de buscar una subsede en el extranjero sería obligada, una posibilidad que "se está viendo".

El gerente de la Universiada también destacó que en la negociación sobre dónde se celebrará finalmente esa parte del programa del evento deportivo la lleva la RFEDI y la FISU, ya que la primera forma parte de las federaciones internacionales de los deportes que se van a disputar y son precisamente esas federaciones las que tienen la última palabra sobre si las pistas donde se celebrarán las pruebas pueden acoger competiciones internacionales y sus resultados son homologables.

Éste es el penúltimo capítulo de una larga serie de informaciones que han tenido como epicentro a La Ragua. El puerto, dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada, figuraba como sede de parte de las pruebas desde que Granada fue elegida para albergar la Universidad de 2015. Las consultas previas al proyecto de remodelación de la zona para que las pistas existentes (actualmente se puede practicar deporte en pistas forestales) que incluía movimientos de tierras y un sistema de innivación (una de las características de la zona es, precisamente, la escasez de nieve, incluso en años de grandes precipitaciones, como el pasado) obtuvieron una respuesta negativa por parte de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta en Granada el pasado mes de marzo. Ante la imposibilidad de ajustar el proyecto planteado por Ureña y su equipo a los requerimientos medioambientales, la decisión final ha sido desistir. Antes de asumir la renuncia, Ureña arremetió en una carta a los medios en la que criticó la falta de consenso político entre las administraciones -Junta y Diputación- para aprobar la iniciativa.

FUENTE: Nevasport

Articulo completo

Las opciones olímpicas de Granada se alejan cada vez mas al conocerse que los organismos medioambientales no han aprobado las obras necesarias para la construcción de las instalaciones de esquí de fondo y biathlon. La Federación Internacional de Deporte Universitario (FISU) y responsable de la Universiada busca ahora una alternativa, Candanchu podría ser la elegida.

Como ya comentamos hace un tiempo la estación aragonesa es la única instalación española que podría albergar dichas pruebas hoy en día, por lo que estaremos muy atentos a la evolución de la Universiada Granada 2015. Sería una pena que estas pruebas se marcharan de nuestro país, no solo por la repercusión y la experiencia que supondrían, sino también por la mala imagen que daría España fuera de nuestras fronteras.