6.9.13

De la Expo al sueño olímpico



Madrid 2020: De la Expo al sueño olímpico

La capital aragonesa ofrece su experiencia en grandes eventos y sus infraestructuras.

Las candidaturas olímpicas son bien conocidas en Aragón, aunque sin éxito hasta la fecha. Desde finales de los años 80, Jaca lo intentó en varias ocasiones, lideró una candidatura del Pirineo aragonés a los Juegos Olímpicos de invierno, pero se quedó en el camino. Y tras la Expo de 2008, Zaragoza decidió unirse a Jaca en busca de unas Olimpiadas de invierno. En esta ocasión, sin embargo, ni siquiera llegó a haber formalmente una candidatura.

Cuando se estaba preparando, el consorcio que se había formado para ponerla en marcha —integrado por el Gobierno aragonés, los ayuntamientos de Zaragoza, Jaca y Huesca y la Diputación oscense— se disolvió como consecuencia de los pactos que llegaron tras las elecciones municipales de mayo de 2011: el PSOE perdió en Zaragoza, pero si se aliaba con CHA e IU conservaría la alcaldía. Y así lo hizo, aún a costa de aceptar imposiciones como dejar en la cuneta la candidatura a los Juegos Olímpicos de invierno de 2022.

Ahora, sin embargo, el proyecto Madrid 2020 permite revivir de nuevo el sueño olímpico también en tierras aragonesas. Zaragoza se perfila como subsede si Madrid se hace con la organización de las Olimpiadas.

El PSOE del alcalde Belloch y el PP, en la oposición, coinciden en defensa de la candidatura olímpica madrileña y de la participación de Zaragoza como subsede olímpica. Pero Chunta e IU lo rechazan, no ven claro que fuera beneficioso para Zaragoza a tenor de las inversiones que habría que acometer. Chunta e IU son las que sostienen a Belloch en la alcaldía desde junio de 2011.

Belloch opina, sin embargo, que la candidatura de Madrid 2020 es positiva. Que si finalmente gana, la organización de unos Juegos Olímpicos será bueno para España y que Zaragoza saldría beneficiada como subsede. Eso sí, siempre y cuando hubiera un acuerdo de financiación ventajoso para la capital aragonesa ante las inversiones que habría que acometer. Y es que el Ayuntamiento zaragozano está para pocas alegrías económicas: en la lista de capitales españolas, figura en el grupo de cabeza por endeudamiento.

El PP, pese a estar en la oposición, brinda su respaldo a Belloch en defensa de la candidatura y de que Zaragoza pueda ser subsede olímpica. Precisamente fueron los votos del PP los que, unidos al PSOE de Belloch, permitieron tumbar a finales de junio una moción de Chunta que quería forzar al Ayuntamiento a renunciar expresamente a ser subsede olímpica de Madrid 2020.

Puntos fuertes
Zaragoza ofrece puntos fuertes en este proyecto. Entre ellos, su contrastada experiencia en la organización de grandes eventos, que puso a prueba hace cinco años con la Exposición Internacional (Expo Zaragoza 2008). Aquello, además, modernizó la ciudad, renovó su imagen, su estampa urbana y empujó sus infraestructuras. La capital aragonesa cuenta, además, con una rentabilizada posición geográfica en el mapa peninsular: con AVE, autopistas y autovías y a medio camino de Madrid y Barcelona, por un lado, y de Bilbao y Valencia, por otro.

Convertirse en subsede obligaría a afrontar relevantes inversiones. El mayor reto es el estadio, ante una vetusta Romareda que lleva años pidiendo relevo, bien mediante una profunda remodelación, bien construyendo un nuevo estadio. Más de diez años se lleva hablando de qué hacer con el campo, pero ninguno de los proyectos que ha habido —ni de reforma ni de nueva construcción— ha prosperado.

Candidatura de todos
Los grandes eventos deportivos, sociales, económicos o culturales han sido siempre motivo y excusa para la ordenación, impulso y posicionamiento de la ciudad. La mayoría de las ciudades que han sido sede de Juegos Olímpicos o Exposiciones Universales o internacionales han utilizado esos eventos como instrumento de mejora. Barcelona es nuestro mejor ejemplo, marcada por las Exposiciones de 1888 y 1928, y por los Juegos Olímpicos de 1992, que, además de transformar la ciudad y colocarla en el mapa del mundo, proyectó una imagen muy positiva de España en el contexto internacional.

Zaragoza no es ajena a esta realidad, que conocemos muy bien. En el quinto aniversario de la Expo 2008, nadie niega que la ciudad ha tenido un antes y un después de este acontecimiento: las inversiones que generaron mejoras sustanciales en la trama urbana y en los servicios públicos mejoraron nuestros índices de calidad de vida y nos están permitiendo una mejor y más sosegada gestión de la crisis.

Madrid 2020 es una oportunidad para la ciudad, pero también para el país. Es la única gran capital europea que nunca ha celebrado los Juegos; ha demostrado, con su constancia y tenacidad, que el proyecto no es idea de un día; tiene más del 80% de las infraestructuras deportivas construidas y una red de transporte público de primer nivel; y es una ciudad abierta y acogedora como ninguna. Madrid está sabiendo adaptar su modelo de Juegos Olímpicos a los tiempos, y ese modelo de sostenibilidad y racionalidad marcará un hito.

Zaragoza está con Madrid. Para nosotros —pero también para la recuperación de la proyección exterior de España—, los Juegos son una oportunidad, de las que no hay muchas en los últimos tiempos. Nuestro deseo es el suyo, y su oportunidad es la nuestra.

FUENTE: ABC

Articulo completo

Articulo relacionado - Zaragoza se mete en la maleta de Madrid 2020
Articulo relacionado - MADRID 2020 SE HARÁ CARGO DE LA REFORMA DE LA ROMAREDA