18.1.13

El Pirineo pronto mas cerca



La autovía en el congosto del Isuela se abrirá a finales de año

La autovía dará a finales de este año una nueva zancada, de cinco kilómetros de longitud, en su progresivo acercamiento al Pirineo aragonés. Para diciembre, aproximadamente, está previsto inaugurar el tramo comprendido entre Nueno (hasta donde llega actualmente la carretera de gran capacidad) y el congosto del río Isuela, en la cara sur del puerto de Monrepós. Cuesta 49,59 millones de euros.

De momento, dentro de dos semanas o ya en febrero, se abrirá al tráfico el nuevo ramal que se ha construido, paralelo a la N-330. Este tramo será bidireccional, dado que la antigua carretera se cerrará unos meses al tráfico con el fin de modernizar su trazado, reducir el radio de las curvas y suavizar el desnivel.

Tal y como se explicó ayer a la ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su visita a las obras, una vez se termine de acondicionar la N-330, ambos tramos, el nuevo y el modificado, entrarán en servicio, con lo que se reducirá el tiempo de viaje entre Zaragoza y el Pirineo y se incrementará la seguridad en la parte más sinuosa del puerto de Monrepós.

Fuentes de Fomento explicaron ayer que, al objeto de reducir al máximo el impacto ambiental de la obra, que consta de tres viaductos y un túnel de medio kilómetro, el tramo se ha construido para una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. El nuevo segmento de la autovía nace a la altura del pueblo de Nueno, donde se ha instalado un enlace que permite acceder a las poblaciones cercanas y a las vías de servicio.

Por otro lado, el director general de Fomento, Jorge Urrecho, aseguró ayer que en la actualidad se trabaja en el desdoblamiento de la A-23 en todo el tramo pendiente de Monrepós, si bien el tiempo invernal ha obligado a reducir el ritmo de las obras.

FUENTE: El Periódico de Aragon

Articulo completo

Gran noticia! Aunque tan solo sean 5 nuevos kilómetros, se trata de una infraestructura muy importante que acercará el Pirineo aragonés al resto de la comunidad, especialmente a Zaragoza. Esperamos que las obras de la autovía continúen, aunque sea a menor ritmo, y que la actual situación económica no provoque la paralización de las mismas ya que se trata de un proyecto de gran importancia para la región.