21.1.13

Aragon adquiere la estación de Canfranc



Primeros pasos para el nuevo telecabina de Canfranc

El Gobierno de Aragón ha comprado la estación internacional de Canfranc. El primero de los proyectos que pondrá en marcha será unir esta infraestructura con las estaciones de Candanchú, Astún y Formigal por telecabina, dentro del proyecto de unión de estos dominios esquiables.

El Gobierno de Aragón, el Ministerio de Fomento, Adif, el Consorcio Urbanístico Canfranc 2000, Suelo y Vivienda de Aragón y el Ayuntamiento de Canfranc han firmado este lunes la compra de la estación internacional de Canfranc por parte del Ejecutivo autonómico por alrededor de 310.000 euros. Una vez transmitida la propiedad, la DGA tendrá libertad para llevar a cabo los proyectos que considere. De hecho, tras la rúbrica se ha anunciado el primero de ellos: unir por telecabina la instalación con los centros invernales de Astún, Candanchú y Formigal.

El proyecto desvelado este lunes por la presidenta de la Comunidad se realizará por fases, aunque la intención del Gobierno de Aragón es que eche andar a ser posible este mismo año. La presidenta ha reconocido que la estación internacional “tiene mucho que decir” en el desarrollo de la zona y en la futura unión de los centros invernales. Cree que con la compra y el proyecto, “el futuro de la estación y todo el valle se vislumbra con un optimismo realista”.

Rudi ha reconocido que había algunos proyectos para la estación, pero que en estos momentos “no se adaptan a las circunstancias económicas y sociales”, algo que sí hace el desvelado este lunes por la presidenta.

No obstante, no solo será necesaria la telecabina para que los esquiadores viajen en tren hasta Canfranc. Los actuales horarios y el tiempo que tarda en llegar el ferrocarril siguen siendo una losa demasiado pesada. Sólo acortando los tiempos y ampliando los horarios, al menos en temporada invernal, el Canfranero y la estación comenzarán a reverdecer viejos laureles.

El objetivo final es unir estos tres dominios para poder ofrecer un importante número de kilómetros de nieve y aumentar el atractivo de estas estaciones. En un momento de crisis económica, ofrecer la mayor superficie esquiable posible permitirá multiplicar el efecto llamada y beneficiará a la economía de las localidades cercanas.

FUENTE: Nevasport

Articulo completo