28.3.11

Regino Hernandez, campeon Mundial Junior de Snowboardcross



Regino Hernández, campeón Mundial Junior de Snowboardcross

Jornada histórica para el snowboard español. Regino Hernández se ha proclamado campeón de la modalidad Snowboard Cross (SBX) en los Mundiales Junior, que se disputan en la estación italiana de Valmalenco. Es la primera vez en la historia que uno de nuestros riders logra subir a lo más alto del podio y hace sonar el himno español en un evento de esta categoría.

En la misma final de SBX, el cadete Lucas Eguibar ha finalizado en 17ª posición mientras que Ana Amor, que era una de las favoritas a medalla, ha tenido la mala suerte de ser empujada por una rival y ha sufrido una caída. Al final ha acabado en decimotercera posición. Pero al menos le queda la satisfacción de que una de sus tablas sirvió para que Hernández, que tuvo que competir sin la suya, pudiese proclamarse campeón.

Antes de que concluyan, los Mundiales Juniors FIS en Valmalenco (Italia) ya ha pan pasado a la historia del snowboard español. La medalla de oro de Regino Hernández los ha convertido en los más importantes de los disputados hasta ahora, ya que nunca antes un español había logrado ser campeón. La alegría de todo el equipo RFEDI que se encuentra allí se hacía audible por teléfono, mientras regresaban en el bus federativo desde las pistas al hotel. Entre los gritos de alegría del combinado español, Kaspar Stenz, máximo responsable técnico del SBX español explicaba que

“Estamos muy contentos, porque el triunfo de Regino es un poco el de todo el grupo. Ha sido una jornada histórica que pudo haber sido mejor todavía si Ana (Amor) no hubiese tenido la mala suerte de ser derribada por otra participante. Era una de las favoritas a medalla, pero no ha podido ser. Lo curioso es que Regino ha logrado ser campeón gracias a una de las tablas que ella le ha prestado”.

En efecto, todo parecía en contra para Regino Hernández cuando, antes de competir, comprobó que su propio material se había quedado en el aeropuerto y no iba a poder disponer de él. El equipo RFEDI tuvo que improvisar rápidamente para dar con la solución: unas botas de Eguibar, unas fijaciones de Stenz… ¡y una tabla de Ana Amor!.

Así compitió Hernández, de prestado, y así consiguió su triunfo. En todas las mangas fue siempre por delante. En la primera (1/16 de final) compitió contra uno de los favoritos, el austriaco Michael Haemmerle, y contra Lucas Eguibar, que a sus 17 años es todavía cadete. Pasaron a octavos Hernández y el austriaco, a pesar de que Lucas casi consigue batir a éste. Como consecuencia, ya no pudo avanzar hacia el podio y acabaría en la 17ª posición final. En la siguiente eliminatoria, siempre por grupos de cuatro riders de los que se clasificaban los dos primeros para la siguiente ronda, Hernández volvió a medirse al austriaco, al que volvió a batir. Ya en semifinales, su peor enemigo fue el finlandés Elias Koivumaa, con el que pasó a la gran final junto al esloveno Matija Mihic y al alemán Maximilian Stark. Así rememoraba Regino esta final:

“La última bajada ha sido tremenda. Mihic quedó rezagado de los otros tres. Yo me puse por delante a partir del segundo salto, pero en el cuarto, el finlandés (Koivumaa) chocó contra mí y nos caímos los dos. El esloveno (Mihic) tuvo que salirse del trazado para no caerse y entre todos dejamos solo a Stark.

Yo fui el primero en levantarme y me lancé en su persecución. Debido a mi constante presión, tomó muchos riesgos y acabó cayéndose delante de mí en un salto. Lo rebasé y, de esta manera, pude superarle en la meta”.

El podio final quedó así: Hernández, oro; Mihic, plata; Koivumaa, bronce y Stark, cuarto. A modo de broma, Hernández dijo que a partir de ahora piensa competir con la tabla femenina que le prestó Ana Amor: “¡Ha sido una tabla talismán! “

Óscar Ruiz, técnico RFEDI que trabaja con Kaspar Stenz, ha comentado que
“Regino ha estado sensacional, siempre muy seguro y por delante de todos. Yo creo que ha impresionado a los demás por su fortaleza física y mental. No entraba en las quinielas para el oro, pero ha demostrado que es un gran competidor en los momentos importantes. Ahora, tanto Regino como Lucas participarán en el Half Pipe (HP). Este triunfo les va a dar a ambos mucho optimismo y muchas ganas para volver a hacer algo grande”.


La mala suerte de Amor
Todo lo bien que le fue a Regino Hernández, a pesar de correr de prestado, le fue mal a Ana Amor. Ella sí que estaba en las quinielas para acabar en el podio del SBX femenino, pero la fortuna no le sonrió. La catalana se quedó fuera ya en los octavos de final. Aunque no salió rápida, pronto se puso en segunda posición cuando una de sus rivales en la bajada se desequilibró, chocando contra ella. Amor cayó al suelo, no logró reaccionar a tiempo y ya no pudo meterse entre las dos primeras y acceder a cuartos de final. Toda una decepción que luego corrigió acabando 13ª, una clasificación injusta y que no premia su calidad, tal como corroboró Sterz,

“Ana ha tenido muy mala suerte. Es lo que pasa en estas competiciones, que te puedes quedar fuera por culpa de otro, porque hay codazos, empujones y caídas. A ella le ha tocado verse tirada involuntariamente por una rival que ha fastidiado sus posibilidades. Pero es joven y se recuperará. De hecho, venía de Arosa, de las pruebas finales absolutas FIS, habiendo estado entre las mejores del mundo. Sigue teniendo un gran futuro por delante”.

En este Mundial Júnior de Valmalenco participan cinco españoles. Como queda dicho, Ana Amor ya lo ha hecho en SBX; Regino Hernández y Lucas Eguibar, que además del SBX también lo harán en Half Pipe (HP) y seguramente en Slopestyle (SBS). Por su parte, Oriol Fargas y Manex Azula estarán en HP y SBS. Mañana se disputarán las eliminatorias y las finales del Slalom Gigante Paralelo (PGS) y pasado mañana, el Slalom Paralelo (PS). En ninguno de ellos habrá participantes españoles. Habrá que esperar hasta el día 2 para que vuelva a haberlos con motivo del Half Pipe.

FUENTE: Nevasport

Articulo completo