15.1.13

"Requiem por el deporte del esquí"



Opinión: Requiem por el deporte del esquí

Mariano Marcén

Cuando el esquí dejaba de ser un medio de transporte en los países nórdicos, la burguesía lo adoptó como una forma de actividad física y entretenimiento. Pronto, 1892, se organizaban las primeras competiciones. Eso sucedía en Oslo, desde allí el esquí se fue implantando y difundiendo siempre teniendo como pionera su vertiente deportiva. En 1922 fueron los primeros juegos olímpicos de invierno en Chamonix. Antes de esa fecha se había iniciado el esquí en los alrededores de Tolosa, en la sierra de Aralar, en Sallent en las laderas del mismo pueblo y de Tres Hombres. Cuando los esquiadores vascos de Tolosa fueron suficientemente numerosos y conforme el esquí que hoy llamamos de fondo se iba convirtiendo en lo que hoy llamamos esquí de alpino descubrieron Candanchú y comenzó una época de competiciones en las laderas del Tobazo y recorridos de fondo desde Rioseta por el bosque francés de Las Hayas y retornado por Puerto Viejo. Eran las primeras competiciones franco españolas llamadas Aragón-Bearn.

Eso ya sucedía antes de nuestra guerra civil. Candanchú se desarrolló siguiendo el rastro de aquellos deportistas. Formigal se fundó sobre las laderas que ya habían descubierto los tensinos de Sallent. Hombres y mujeres de Canfranc, de Sallent, de Panticosa se divertían esquiando. Los mejores representaban a nuestra tierra en competiciones en otros lugares del Pirineo, también de los Alpes. Con Candanchú y Formigal ya organizadas esquiadores aragoneses comenzaron a formar parte de los equipos nacionales: Del Cacho, Masonet, Pantoja , eran capaces de vencer al mismísimo Paquito Fernández Ochoa, medalla de oro olímpica; Jorge Pérez, Delfín Campo en los ochenta nos representaron en JJOO . Emiliano Molans lograba de juvenil destacados resultados en Copa de Europa de esquí de fondo y participó en los JJOO de 1980.

En los años sesenta, setenta y ochenta, esquiadores aragoneses formaban parte importante de la élite española del esquí. En Jaca solo hemos sido capaces de contar con Diego Ruiz en tres citas olímpicas. Con aquél empuje alguien supo ver que aquella virtud podría suponer un camino de desarrollo económico de la tierra pirenaica y se organizaron los Juegos de Invierno del Pirineo en tres ocasiones, fuimos candidatos en cuatro ocasiones a la organización de los Juegos Olímpicos, nos concedieron una Copa del Mundo de esquí alpino femenino, pero no nos nevó; hemos organizado los Juegos olímpicos de la juventud europea, FOJE 2007 para el que construimos el único campo de tiro de Biatlón de los Pirineos, el mundial juvenil de esquí alpino, Formigal 2008, varias copas de Europa de esquí de fondo, incluida una final que ganó el catalán Jordi Ribó, y en dos veces la Copa Currícala de jóvenes fondistas europeos, todas en Candanchú. Hemos organizado en dos ocasiones Universíadas de invierno, 1981 y 1995, con competiciones en las cuatro estaciones del Valle del Aragón y de Tena. Y muchos, muchos Campeonatos de España de todas las modalidades del esquí.

Ahora todo lo anterior se ve como época pasada, no hay competiciones organizadas por el conjunto de la sociedad montañesa. Se ha roto la cooperación entre políticos, empresarios y estaciones de esquí. Ya no se estima un honor de todos el que algún muchacho o muchacha luche y logre triunfos en este deporte representativo de nuestra tierra y que supone el medio de vida de nuestros valles. Ningún esquiador de alpino de los valles está en las selecciones nacionales. La mejor área de esquí nórdico de España es la que forma el conjunto de los circuitos de Candanchú y del Somport y desde hace dos años están separadas cuando la geografía no presenta obstáculo para que siguieran siendo un mismo circuito. Y eso que tanto se habla de la unión de estaciones con proyectos caros y quizás imposibles.

El Centro de Tecnificación de Deportes de Invierno, que se concedió a Jaca para hacer más creíbles sus aspiraciones olímpicas, para esquiadores en período formativo se queda sin ayudas oficiales, lo que puede suponer su desaparición. Los fondistas estamos amenazados con el cierre del circuito de Candanchú, el mejor de España para competición. Cada vez esquía más gente pero el deporte organizado, las competiciones y los deportistas cada vez tienen más dificultades para desarrollarse y claramente están amenazados a su desaparición.

Lo curioso es que todo esto sucede ante los ojos de los que tienen en su mano evitarlo y con su conocimiento, puesto que se les informa. ¿Dónde está la iniciativa de nuestra sociedad? Aquella que hizo que Jaca fuera la referencia española de los deportes de invierno durante cuatro décadas.

FUENTE: Radio Huesca

Articulo completo

Muy buen artículo de opinión que expresa la situación actual de esqui de competición en nuestro país. Debemos reflexionar y comprender que no podemos abandonar todo lo realizado hasta ahora, hay que continuar apoyando los deportes de nieve y hielo para que nuestros deportistas puedan mostrar lo mejor de sí mismos.